Navegación
Archivo de etiquetas:

Camboya

Una boda clásica con toques exóticos: un mix perfecto

Como lugar de celebración, la finca Las Jarillas, como fuente de inspiración, Camboya, un país con especial significado para los novios, y como colofón final, un diseño único y sofisticado que no dejo indiferente a ninguno de los allí presentes. Así fue la boda de Marta y Javier en Madrid.

_MG_4804

La novia lo tenía claro desde el primer momento, Teresa Palazuelo sería quien le diseñaría su traje para el gran día. Optamos por un vestido de corte clásico, recto y de manga larga, con encaje bordado a la cintura en color nude. Como detalles: sutiles aplicaciones de encaje en los puños del vestido y en la espectacular espalda, con escote cuadrado. El resultado: un diseño único, cargado de feminidad.

_MG_4777

Como complementos: su anillo de pedida y unos discretos pendientes con una piedra central en azul, rodeada de brillantes blancos de Lafont Joyeros y unos  zapatos de ante beige, de Resan, que rompían con el color blanco del traje.

_MG_4805  _MG_4731

Además del vestido, otro de los grandes protagonistas fue el velo de cuatro metros de largo, también de Teresa Palazuelo, que iba sujeto a una trenza de espiga, resultado del trabajo de Carmen Losa, quien también se encargó del maquillaje, y a un espectacular broche que Marta compró en Londres, y le hacía especial ilusión llevarlo ya que allí vivió durante muchos años.

_MG_4875

_MG_5212

El lugar elegido para el enlace fue San Jerónimo El Real y fue Monseñor Enrique Figeredo, un jesuita asturiano y muy amigo de la pareja, el encargado de oficiar una ceremonia muy emotiva, llena de cariño y alusiones a los novios. Todo quedó inmortalizado en las fotos y el vídeo realizado por los profesionales de Alvez Fotografía.

_MG_4997

157

268

Kike, como lo llaman ellos, es en parte el culpable de la relación tan especial de esta pareja con Camboya, y es que Javier, el novio, vivió dos años en este país trabajando en varios proyectos de su amigo.

Durante la ceremonia éste tuvo el detalle de regalarles una jirafa de madera a cada uno, ya que dice que: “ En el matrimonio debemos ser como una jirafa, ya que esta es la que tiene el corazón más grande de todos los animales, tiene una visión de altura y largo plazo por su cuello largo y además sabe convivir con otros animales”.

Ideales los pajes, a los que vistieron con el kroma, una prenda típica camboyana, a modo de pañuelo, que llevaban los pajecitos en la cintura y las damitas cruzado en el pecho y en la corona, sobre sus vestidos de inspiración camboyana.

_MG_6595

Además, el  kroma fue el obsequio que dieron los novias a las invitadas.

_MG_5550

Ya como marido y mujer, en un Mercedes deportivo antiguo verde oscuro, se dirigieron hacia la finca Las Jarillas, donde el grupo Alborada amenizó el aperitivo.

_MG_6716

_MG_5181

El chaqué del novio era de Suitz y sus zapatos de Crockett&Jones

_MG_5271

_MG_5347

_MG_5275

El catering fue la Cococha que como siempre, no defraudó. De la maravillosa decoración se encargó Ines Urquijo y Ana Bescos, de Las Jarillas. El espíritu camboyano también estuvo presente en la celebración, como en la decoración de los carritos de chuches y en los meseros, que eran fotos de niños camboyanos hechas por los novios en sus viajes.

Santaolalla Fotografía se encargó de las fotos de la celebración y el vídeo corrió a cargo de LIVEN Photography.

_MG_5142    _MG_5640

_MG_5618    _MG_5403

María Arte Floral realizó el ramo, que lo forró con la misma tela que el kroma de las damitas, y que recayó en manos de una íntima amiga de la novia. Pero los novios también quisieron regalarles a sus madres un ramo de lilas, que sin duda emocionó a más de uno en la sala.

_MG_7275

_MG_5547

En esta boda no hubo el típico vals, sino que la pareja bailó la canción She, de la película Nottingh Hill, haciendo un guiño así a otra de sus ciudades fetiche, Londres.

_MG_5677     _MG_5911

Una ceremonia llena de color y alegría, fiel al estilo de los novios, con muchas sorpresas como: palitos de luz de goma espuma que dieron mucho juego mientras bailaban las canciones versionadas del DJ Juan Trullenque.

_MG_6055

Al día siguiente, sólo recibieron mensajes de enhorabuena y lo bien que lo habían pasado todos los invitados, una boda mágica y muy especial.

Volver arriba