Navegación
Archivo de etiquetas:

Agua Amarga

La boda de Tatiana

Hoy queremos hablar de una boda especial, la de Tatiana y Ramino. Una boda ideal que duró tres días, en el incomparable Parque Natural del Cabo de Gata. Que la celebración comenzara el viernes, hizo que aquellos invitados que no se conocían, se conociesen. El Vino Español en el Beach Club de Agua Amarga fue el inicio de todo, a esto le siguió una mañana de playa y diversión y por la tarde, una preciosa ceremonia con unas vistas privilegiadas en la casa familiar.

Allí es dónde Tatiana se estaba arreglando junto con sus amigas y sobrinas. Al lado de donde se estaban preparando estaban haciendo la prueba de sonido el grupo de música, nos cuenta Tatiana que no pararon de bailar en ningún momento. El peinado y maquillaje corrió a cargo de las hermanas Isa y Belén de La Pelu de Almería, que  consiguieron un resultado muy natural con una preciosa trenza en cascada.

Cuando Tatiana vino a conocernos, ella tenía muy claro qué es lo que quería. Un vestido que no fuera clásico y que conectara con su personalidad y estilo. En la primera visita al taller, pudimos entender lo que ella quería y darle un toque a sus ideas. El resultado fue un maravillo y especial traje de novia de dos piezas. El vestido de crepe y organza tornasol, en tonos champán y verdes, y la casaca muy original en arpillera de algodón rústico y rematada con una antigua pieza India bordad en hilos de oro y seda de colores. Un diseño espectacular.

A todo esto, se le unía unos zapatos de 7 centímetros de altura y unos pendientes de La Salamandra que encajaban a la perfección con Tatiana. También el ramo cobró importancia ya que reflejaba la personalidad de la novia y el estilo del vestido, fue obra de Carmen de Botánica.

Una vez preparados los novios y a la hora acordada, se desplazaron a la Iglesia de Rodalquilar, donde el Padre Antonio convirtió a la pareja en matrimonio. Fue una ceremonia cercana y participativa donde se creó una conversación entre los novios y el Padre Antonio que hizo que la boda fuera totalmente personal e inolvidable para todos los asistentes.

Tras la ceremonia se vivió uno de los momentos más emotivos, cuando Tatiana decidió rendirle homenaje a su madre. Años atrás, la madre de Tatiana plantó un palmeral en la ladera mirando al mar, es allí donde hay una escultura que lleva su nombre y donde la novia entregó su ramo. Un lugar mágico para un instante inolvidable.

Los novios tenían muy claro que no querían una boda al uso, por eso quisieron celebrar el evento con un cocktail buffet donde los invitados estuviesen cómodos y sin el protocolo típico de las bodas. El catering fue obra de La Albahaca, una elección muy acertada de platos de distintas partes del mundo mezclados con la tradición almeriense como los gurrullos con sepia o el ajo blanco.

Como la celebración se realizó en la propia casa familiar, la decoración corrió a cargo de los novios. Alquilaron muebles blancos de estilo chillo ut a Eventos Armony, que encajaban a la perfección con la arquitectura de la casa, el jardín y la piscina. En el caso de los centros de mesa, nos cuenta Tatiana que los montaron sus propios familiares el mismo día de la boda recopilando buganvillas de nuestro propio jardín.

Otra de las cosas que fueron los propios novios quienes las realizaron, fueron las invitaciones. Ellas reflejaban su pasión por los viajes y los deportes, así que pensaron que no había mejor manera que realizar una invitación con forma de pasaporte y un billete con toda la información. Una idea original y muy creativa.

La boda de Tatiana y Ramiro fue una fiesta donde la diversión no paro un momento. Muy divertido el monólogo que Kikin, un amigo de la infancia, quiso regalar a todos los invitados. Además del concierto de “Los Vega” que no sólo lo disfrutaron en la boda, sino en todo el pueblo. Música para animar a las masas.

Otro acierto fue la celebración paralela para los más pequeños. Allí los niños bailaron, se disfrazaron y estuvieron atendidos por animadoras, haciendo que sus padres también disfrutaran. Toda esta diversión se puede ver en las fotografías de Luca Rosingana y el vídeo de Ubaldo Gomiz Miralles, que con su trabajo podemos darnos cuenta de la emoción que se vivieron estos días.

Y es que al día siguiente, para acabar de la mejor de las maneras la boda, la celebración continuó en la playa con las preciosas y mágicas hogueras de San Juan.

Queremos darles las gracias a Tatiana y Ramino por compartir su felicidad en este día con todos nosotros, y desearles de todo corazón lo mejor.

 

Volver arriba